sábado, 6 de agosto de 2011

Empezando...de nuevo

¿Que por qué he empezado con un blog? Bueno...antes resumiré un poco mis últimas semanas.

Nunca me ha gustado mi cuerpo. Aunque a veces tenía instantes pasajeros en los que me parecía que no estaba tan mal para mi peso, lo cierto es que la realidad acababa por ser aplastante y me hundía de nuevo.

Hace algunos años yo era delgada, sí. Soy deportista y en mi deporte la competición va por pesos. A una amiga mía y a mí nos iba a tocar ese año en el mismo peso y no queríamos competir una contra la otra así que...me subí de peso. Menuda mierda de decisión.

Los siguientes años en mi deporte me iba bien, pero mi peso me acomplejaba horriblemente; además tampoco podía adelgazar porque tenía miedo de empeorar compitiendo y era tan genial subirse al podium...así que iba desechando la idea.
Normalmente empezaba dietas hiperestrictas que abandonaba a los pocos días. Llegué a adelgazar 6 kilos en una semana.

Siempre pensé que mi mente tenía algo de ana, pero que las circunstancias (supongo que debería de decir por suerte) la habían frenado.

El día 13 de junio, pesando casi 70 kilos (mido 1'72) decidí empezar una dieta. Pero esta vez no sería como las demás, lo haría todo despacito y con buena letra.
A día de hoy puedo decir que no me recuerdo tan delgada. Hace tres días pesé 62'8, cosa que nunca hubiese imaginado. Y entonces, no se por qué, he empezado a comerme todo lo que se me ponía por delante. llevo 3 días metida en mi casa comiendo a todas horas. Antes me dolía la barriga del hambre, pues bien, ahora me duele de comer tanto. Y me odio cada vez que meto un bocado en la boca y sin embargo no puedo parar. Siento que me voy consumiendo a mí misma mientras cada vez mi silueta se vuelve más y más redonda.
Me da miedo volver a ser como antes. Pánico. Aunque aun estoy rechoncha, me veo más delgada y amo esa delgadez. no quiero volver a ser como antes, no, me niego. Y sin embargo, mi fuerza de voluntad no sé por qué motivo se encuentra totalmente anulada.


Y entonces decidí usar mi último recurso, ese as escondido en mi manga, el comodín final. Me puse en internet a ver thinspos todo el rato, y estuve leyendo a varias bloggers ana y mia. La única forma de volver a encauzar mi dieta es llegar a ese punto obsesivo que he mantenido durante mes y medio y que se ha esfumado de repente. Me he dado cuenta de que necesito el apoyo de más gente como yo, porque si hablase de esto con mis amigas tratarían de que abandonase la dieta y me tomarían por loca. Necesito ánimos en esos momentos de recaída porque...¡Me niego a volver a ser gorda! Ser delgada es demasiado bello...


Así pues, a partir de mañana no más chocolate, no más galletas, no más mierdas. Como en el último mes y medio. Volvemos a la dieta...¡SÍ!

¡Necesito vuestro apoyo!

1 comentario:

poseida dijo...

para poder mantener a ana necesitas estas enferma y eso solo lo logras obsesionándote, tu misma lo has hecho y no voy a juzgarte yo también lo hago, necesitas mentalizarte y reforzar esa idea, metertela a la cabeza todo el tiempo, solo así podrás bajar mas de peso y mantenerte, disciplina, y mente. suerte te seguiré leyendo :)